Sigo el trabajo del equipo de Migala desde que eran un blog, sus perspectivas de la vida y los temas fundamentales que tocan me maravillaron desde un principio. Luego, su nueva etapa en Youtube me impresionó aún más, con guiones ingeniosamente escritos y animaciones impecablemente realizadas, han logrado llamar la atención de muchísimas personas. Sus videos, textos y podcasts invitan al análisis crítico de nuestra existencia, a entender la realidad, la vida y el mundo un paso más allá de lo aparente, eso es algo que agradezco mucho en una realidad (virtual) donde el aparentar y la estupidez son cada vez más premiados. 
En esta ocasión entrevisté a José Luis, mejor conocido entre sus seguidores y en su podcast como “El Hobbit”, quien se encarga de toda la hechura, tanto en guión como en animación de los videos del canal de Youtube. 

1: ¿Cuándo sentiste por primera vez la necesidad de entender, de darle sentido, a la vida y al mundo?

Quizá corrí con la fortuna de llevar una vida desafortunada, que siempre se sostuvo un precario balance sobre las ficciones sociales de alguien más y hace poco más de dos años se derrumbó. No creo que el caos de mi pasado reciente sea excepcional, creo que es el estado natural de las cosas y que, conforme la sociedad y el tiempo avancen, más y más vidas cimentadas sobre el orden anterior se verán engullidas por el caos. El mundo está cambiando más rápido que nosotros.Ya había leído sobre filosofía antes, aunque siempre tuve buenas razones para ignorarla. Pero durante una de esas noches de desesperación, descubrí a Soren Kierkeegard y sentí como si me hablara directamente a mí. Me sorprendió que todos esos problemas con los que lidiaba en soledad no eran solo míos. Descubrí que no estaba solo, que esta búsqueda de significado se oculta en la base de toda actividad humana. Por esas fechas ya estaba tomando una clase en biología conductual en la que aprendí de la complicada red de impulsos y necesidades que definen la condición humana. Desde esa perspectiva, el propósito es una necesidad básica para todo el mundo: Sin un propósito, vivimos a merced de nuestros impulsos, como esclavos de nuestro cuerpo y de las expectativas de los demás hasta que la tragedia nos golpea (y en un universo tan caótico como este, la tragedia siempre llegará). Pero cuando tenemos un objetivo claro en el horizonte, podemos ignorar todo lo demás y avanzar hacia él. Entonces los impulsos de nuestro cuerpo no importan tanto y la tragedia incluso vale la pena.Creo que hallar un propósito es una condición de posibilidad para la libertad, pero para hallarlo hay que interpretar la realidad, hallarle un sentido a la vida.

2. Si pudieras nombrar 3 autores que describieran o definieran la filosofía de Migala ¿quienes serían y por qué? 

Primero Carl Jung, porque me gusta mucho su manera de entender la mente humana, pero también por la importancia que le da a los mitos como herramientas para interpretar la realidad a través de las eras.
Después Soren Kierkeegard, porque su estudio de la experiencia individual humana ha sido de gran ayuda a lo largo de mi vida y resuena con muchas ideas que yo creía haber descubierto hasta que lo descubrí a él.En tercer lugar Lao Tze, porque su Tato te ching es una elegante solución al problema de Dios y el Universo. Su idea del Tao es la mejor explicación que he leído de la inefabilidad de la realidad; pero además logra traducir los mismos principios hacia otras areas del quehacer humano, como el gobierno, la familia y el desarrollo personal.


3. ¿Cómo ha sido el proceso de ir filtrando información entre autores y autores para ir encontrando cada vez más una manera única de pensar y de darle sentido a las cosas? 

Me gusta hallar ideas en común a través de mis autores favoritos. Incluso en conversaciones con gente o leyendo literatura, siempre hay ideas que se repiten a través de las disciplinas, los idiomas, el tiempo y el mundo. Cuando varias personas llegan a la misma conclusión a pesar de su época, su nacionalidad o su idioma, lo único que queda en común entre ellos es que son seres humanos. Entonces podemos descartar los factores sociales, culturales, geográficos y concluir que han encontrado una verdad humana.


 4. ¿Cómo es tu relación con la magia (sea lo que sea que eso signifique para ti)?


La magia era la ciencia de los antiguos, básicamente. Quizá no tenían las mismas herramientas para medir y cuantificar fenómenos físicos, pero sí poseían la intuición para reconocer patrones en su alrededor y asignarles nombres. La magia, como la ciencia, es el proceso de domesticar el caos.Creo que vivimos en los últimos estertores de la modernidad, de una época marcada por la materialidad y el positivismo que nos llevaron a un nihilismo genocida y a construir estados totalitarios (a falta de dios, el Estado). Por otro lado, la ciencia y la tecnología siguen descubriendo todos los días que muchas de nuestras más modernas del mundo estaban equivocadas. Aún no entendemos bien el fenómeno de la conciencia, nuestros experimentos mentales sobre simulaciones apuntan a que vivimos en un universo fractálico que existe anidado sobre infinitos otros, la física cuántica sugiere que hay tantas realidades como partículas en el universo y que todas comparten el mismo espacio-tiempo.El Universo es un lugar peligroso, pero también enorme y sorprendente. La magia, creo, consiste en tratar de entenderlo y actuar en sincronía con sus fuerzas.


5. ¿Crees que el pensar debe estar estrechamente vinculado al cuestionar? 

Pensar es cuestionar, no hay de otra. Carl Jung decía que las personas no tienen ideas, las ideas tienen gente, y muchas de las ideas que nos tienen bajo su control, ni siquiera son nuestras. Si nunca nos las cuestionamos, terminaremos viviendo una vida que no es nuestra. 

6. ¿Qué es exactamente la economía del amor y cómo nos puede ayudar a avanzar como sociedad? 

Con el auge de las redes sociales, entramos a un periodo conocido como la economía de la atención. Básicamente, las plataformas digitales compiten por capturar tanta de nuestra atención como les sea posible para poder vendernos publicidad. Y las corporaciones que contratan esa publicidad, dependen de nuestra atención para vender sus productos porque, si no los podemos ver, no les podemos comprar.El problema con esta economía es la fragilidad de los sistemas biológicos que conducen la atención humana. En las oficinas de cada gigante del Internet hay un equipo especializado de psicólogos, neurólogos y diseñadores trabajando día y noche por desarrollar mecanismos que capturen nuestra atención, aún en contra de nuestra voluntad. No lo hacen para enseñarnos o convertirnos en mejores personas, lo hacen para convertirnos en consumidores. Y si en el proceso de incrementar sus ganancias hacen que una gran porción de la población desperdicie sus vidas viendo videos virales, pues mala suerte.Pero este me parece que es un sistema en transición. La atención es valiosa, pero no tanto como el amor.La economía del amor es un plan para aprovechar las fuerzas y tendencias que ya mueven a la humanidad, pero agregarle responsabilidad individual y dignidad humana. No somos cuerpos atados a impulsos, tenemos voluntad, y si nos entendemos a nosotros mismos y a los sistemas que nos gobiernan, podemos trabajar con ellos para apoyar y hacer florecer a los proyectos que amamos. 

7. ¿Qué provecho le podemos sacar al internet, a las redes sociales, para evolucionar nuestra consciencia como especie? 

La comunicación es el superpoder de nuestra especie. Todo lo que hemos logrado ha sido gracias a la comunicación, ya sea entre nosotros, con nuestros ancestros o hacia el futuro. Comunicar a dos grupos de humanos es el primer paso para convertirlos en tribu y hacerlos colaborar.
La gran virtud del Internet es que puso en contacto al mundo entero. Es el primer paso para abandonar nuestros conflictos tribales y unir fuerzas para emprender los proyectos que la humanidad necesita para sobrevivir.

8. ¿Por qué le tenemos tanto miedo a lo desconocido? 

Porque hasta hace relativamente poco, lo desconocido era letal. Los mamíferosque no le temían a la oscuridad, salían a explorar el bosque y se convertían en presa fácil para los innumerables mamíferos que lo habitaban. Uno podría casi hablar de que evolucionamos para temerle a lo desconocido, es uno de nuestros miedos más primordiales.

9. ¿Crees que hay una manera de hacer (o percibir) la cotidianidad como algo más significativo de lo que aparenta ser?¿quizás pensando en la manera que tienen los budistas de percibir el pasar del tiempo?


El tiempo es un concepto bien interesante, porque depende completamente de la percepción. No hay tiempo sin consciencia. La mayoría de nuestros procesos físicos son reversibles en papel, o sea, la ecuación funciona igual para adelante y para atrás. Esto ha llevado a físicos y a matemáticos a dividirse en dos escuelas: los que creen que el tiempo es un invento humano y los que creen que el tiempo es una dimensión de la realidad a través de la cuál caemos, atados por la maquinaria biológica que le da forma a nuestra percepción.Y esta división tiene consecuencias muy importantes: Si el tiempo es un invento de la humanidad, entonces el pasado es algo que ya no existe y el futuro es imaginario; cada momento el universo se reconfigura a partir de las condiciones del universo anterior que desaparece y así hasta que la expansión del espacio-tiempo haga imposible la materia y termine con el universo. Si nosotros inventamos el tiempo, no hay libre albedrío y nada importa.Pero si el tiempo es una ilusión de la carne que lo transita como una dimensión más de la realidad, entonces el pasado sigue ahí, sólo que lejos de nosotros, igual que la ciudad sigue ahí, a kilómetros de mí, mientras escribo esto en el bosque. Pero entonces también los infinitos futuros que podemos experimentar y la función de la consciencia es elegir, constreñida por sus condiciones físicas, uno de esos futuros para experimentar. Si el tiempo es sólo otra dirección de la realidad, cada instante es eterno, nosotros elegimos nuestro destino y absolutamente todo lo que hacemos, todo importa.


10. ¿Cuales son tus placeres cotidianos favoritos? 

Me gusta mucho la música, creo que es la forma más elevada del lenguaje humano. Me encanta la literatura, por un lado por la técnica y la estética, pocas cosas son tan bellas, pero sobre todo por las ideas detrás del texto. Amo los juegos, en general; me gustan los videojuegos pero trato de jugar más seguido con otros seres humanos, porque son una forma de diálogo que depende menos del lenguaje y más de entender las motivaciones y estrategias del contrincante.
Y recientemente estoy obsesionado con los microorganismos que nos habitan y nos rodean. Estoy trabajando en establecer un ciclo para las bacterias que habitan mi hogar y mi patio: aprendí a hacer pan de masa madre, que es básicamente una levadura natural, al mismo tiempo trato de fermentar algunos alimentos para mantener saludable a mi flora intestinal y tener una digestión más saludable; Y con los residuos de estas tareas, así como con los desechos orgánicos de mi cocina y mi patio, estoy haciendo una composta para alimentar a las plantas de mi hogar. Mi fin último es convertir mi cuerpo y mis acciones en el motor de un ecosistema saludable que se extienda por toda la casa, mi patio y, si le echamos ganas, el mundo entero.

Aquí les dejo uno de mis videos favoritos de Migala, es importante, hermoso:

Pueden seguir a Migala en Twitter como @RevistaMigala.

Y en Instagram como @migala.mx.