Alejandro Jodorowsky en su libro Evangelios para Sanar habla de que el ser humano puede sufrir doce deformaciones basadas en el desborde o invasión de las energías (no me gusta el abuso de este término y más adelante quiero escribir sobre eso, pero así él lo describe) de un palo de los Arcanos Menores sobre los demás. ¿Qué significa esto y qué demonios tiene que ver con los personajes de Euphoria? Sigue leyendo, es lo que te voy a explicar.

Primero que nada, los cuatro palos de los Arcanos Menores del Tarot se corresponden con los cuatro aspectos del ser, de esta forma:

Copas = Emocional.

Espadas = Intelectual.

Oros = Material / Corporal.

Bastos = Creativo / Sexual.

En teoría, deberíamos tener estos cuatro aspectos en equilibrio y ninguno de ellos debería influir negativamente en otro, EN TEORÍA. En la práctica, a todos nos pasa que nos dejamos llevar más por un aspecto o le damos más importancia, y de esta forma ese aspecto permea en los demás haciendo que suframos de una o varias de las doce deformaciones, donde pueden pasar cosas como que el aspecto material domine a el aspecto creativo haciendo que creemos esclavizados a producir un ingreso y traicionando nuestros verdaderos deseos, por ejemplo.

Poco tiempo después de ver la serie de HBO Euphoria, llegó a mí el texto de las doce deformaciones y pude ver cada una de ellas ejemplificadas en los personajes. Más allá de moralismos en los que no quiero caer sobre qué tan correcta es la conducta de cada uno de ellos  (yo también tuve esa edad y viví muchas cosas, así que entiendo lo que les sucede), es interesante ver estos rasgos casi arquetípicos reflejados en sus personalidades y acciones. También es bueno entender que desarrollamos estas tendencias desde que nos adentramos a una vida más cercana a la adultez, cuando tenemos nociones más crudas de lo que es el mundo. 

A pesar de que voy a ejemplificar estas doce deformaciones con los personajes de la serie, también sirve para que tú puedas identificarte con alguna o varias de ellas, y una vez identificadas tomes acción consciente para sanarlas.

ATENCIÓN: SPOILERS A LA VISTA.

Kat Hernández: El Oro en el Basto

Cuando el Oro invade al Basto pensamos en el sexo como una operación transaccional y olvidamos cual es su valor en sí mismo. Kat utiliza el valor de su sexualidad para conseguir dinero y superioridad. Es sólo al final de la temporada que se da cuenta que puede disfrutar el sexo y hacer alianzas emocionales significativas a través de él. 

Ali: El Oro en la Copa

Cuando el Oro domina a la Copa somos distantes y fríos en interacciones emocionales. Ali, por su pasado difícil, ha desarrollado una coraza y una actitud frente a la vida bastante fría. En su primera interacción con Rue hace un acercamiento crudo haciéndole ver, sin reservas, sus errores. Las veces que Rue recurre a Ali su trato hacia ella está basado en buscar su bien pero desde una aproximación directa sin dejar que sus emociones se metan en el camino. 

Fezco: El Oro en la Espada

Cuando el Oro invade a la Espada el materialismo domina y se vuelve prioridad sobre los demás aspectos de nuestra vida. Si bien Fezco es un personaje que ha demostrado tener un corazón noble, eso no cancela el hecho de que su manera de obtener ingresos puede ser moralmente cuestionable y que se ve involucrado en situaciones donde pone en riesgo su integridad en función a las ganancias que obtiene con la venta de drogas. En el imaginario del personaje los billetes son uno de los elementos más recurrentes.

Chris McKay: La Espada en el Basto

Cuando la Espada invade al Basto tendemos a intelectualizar demasiado el sexo. Chris no puede separar lo que piensan los hombres a su alrededor de Cassie de lo que él siente por ella y eso lo frena de poder disfrutar plenamente su relación sexual o también que la angustia de sus problemas del día a día invaden los momentos donde debería estar disfrutando de la compañía de Cassie.

Rue Bennett: La Espada en la Copa

Cuando la Espada invade a la Copa nuestra emocionalidad se vuelve más calculadora y sobre-pensada. Rue piensa demasiado y sin embargo en varias ocasiones se deja llevar por sus impulsos actuando erráticamente. En su relación con Jules tiene la tendencia a contabilizar la cantidad de atención que recibe de ella y cuando es más abierta y libre, su cabeza es la que hace que todo vaya hacia atrás.

Lexi Howard: La Espada en el Oro

Cuando la Espada invade al Oro el cuerpo está dirigido por el intelecto. La constante angustia de Lexi por ocuparse de que sus personas cercanas estén fuera de peligro y el sobre-análisis que hace de todas las situaciones en su vida hace que no disfrute de las sensaciones más inmediatas que puede otorgarle su cuerpo.

Nate Jacobs: El Basto en la Copa

Cuando el Basto invade la Copa los celos y la posesividad son los protagonistas. Obviamente Nate está enfermo por los celos en su relación con Maddy y eso lo hace actuar de maneras irracionales, ve a su pareja como una propiedad y la esclaviza en una relación malsana. Esto viene de la inseguridad que produce el miedo a que alguien le de al ser amado lo que uno no le puede dar.

Cassie Howard: El Basto en el Oro

Cuando el Basto invade al Oro tenemos una concepción de nuestro cuerpo enfocada puramente en lo sexual. Tal vez para Cassie esta es una deformación que le atribuyó más su entorno que ella misma. Es vista por los hombres como un objeto sexual y valorada sólo por ello. Son los hombres de su entorno los que la condenan a validarse sólo por ello.

Cal Jacobs: El Basto en la Espada

Cuando el Basto invade la Espada pensamos en función a la dominación y la competitividad. Cal, el padre de Nate, es un empresario exitoso que tiene reconocimiento y control local, ese deseo de dominación también es reflejado en sus costumbres sexuales, donde en la mayoría de los casos juega un rol dominante y agresivo. Él quiere ser el dueño de todo, tanto en el ámbito público como en el privado.

Maddy Pérez: La Copa en el Basto

Cuando la Copa invade al Basto la emocionalidad domina nuestros deseos y relaciones sexuales. Si bien Maddy demostró que puede disfrutar del sexo, en su relación tóxica con Nate los impulsos emocionales son los que la mantienen vinculándose sexualmente con él, a pesar del maltrato y la manipulación.

Jules Vaughn: La Copa en la Espada

Cuando la Copa invade a la Espada nuestras emociones nublan nuestro pensamiento, nos dejamos llevar demasiado por lo que sentimos y no pensamos objetivamente. Jules deja que sus emociones controlen su vida, su necesidad de afecto y validación, sus relaciones interpersonales y sus expectativas amorosas hacen que no vea el panorama completo y objetivo de lo que está sucediendo en su vida, lo que conlleva a que pueda caer fácilmente en trampas de otras personas o ilusiones desbocadas.

Gia Bennett: La Copa en el Oro

Cuando la Copa invade al Oro tendemos a dejar que nuestras emociones controlen cómo nos desarrollamos en el mundo y la necesidad de afecto es recurrente. Gía a sufrido situaciones familiares traumáticas que la llevan a ser un personaje necesitado emocionalmente. No lo demuestra demasiado, pero en los momentos en que aparece se puede leer entre líneas que sus emociones dominan muchas de sus acciones y reacciones y que sentirse reconfortada emocionalmente es importante para ella.

¿Te identificas con alguna de estas tendencias? Puedes confiármelo en los comentarios. 

También puedes compartir este artículo con tus amigos para analizar a qué tendencia son más parecidos ¡es una manera un poco rara, pero definitivamente original de empezar una conversación!.